08 marzo 2010

La Universidad Desconocida

MI CARRERA LITERARIA

Rechazos de Anagrama, Grijalbo, Planeta, con toda seguridad
también Alfaguara, Mondadori. Un no de Muchnik,
Seix Barral, Destino... Todas las editoriales... Todos los lectores...
Todos los gerentes de ventas...
Bajo el puente, mientras llueve, una oportunidad de oro
para verme a mí mismo:
como una culebra en el Polo Norte, pero escribiendo.
Escribiendo poesía en el país de los imbéciles.
Escribiendo con mi hijo en las rodillas.
Escribiendo hasta que cae la noche
con un estruendo de los mil demonios.
Los demonios que han de llevarme al infierno,
pero escribiendo.

Octubre de 1990

*****


Esperas que desaparezca la angustia
Mientras llueve sobre la extraña carretera
En donde te encuentras

Lluvia: sólo espero
Que desaparezca la angustia
Estoy poniéndolo todo de mi parte


La Universidad Desconocida, Roberto Bolaño, Anagrama.

9 comentarios:

NáN dijo...

El primer poema, Bolaño no lo incluyó en los poemas que seleccionó para este título: es Ignacio Echevarría el que lo incluye en el prólogo. El segundo pertenece al primer libro de las tres partes en que dividió estas casi "obras completas".

Juntos, nos dicen la tragedia de Bolaño, decidido a ser escritor, pero que vivió acosado y pobre como una rata (así lo dice muchas veces) hasta 1992. En 1993 se le declaró la enfermedad de la que podía morir en cualquier momento, pero que le mató en diez años.

Tuvo un año de gracia, de salud y escritor reconocido (del primer poema, lo que más siniestro me resulta es "Todos los lectores..."), pero el resto de su vida fue una mierda. Sin embargo, fue lo que quiso. Para mí, uno de los escritores más grandes en lengua española del siglo pasado.

Gemma dijo...

A ver si le doy un buen mordisco a Los detectives salvajes, que lo tengo esperando turno en la mesilla de noche...

Los poemas crudos y verdaderos. Me gustan mucho, la verdad.
Besos, Nano

Aroa dijo...

nán tengo una crisis con el libro
bolañudo
que ya expresaré

NáN dijo...

Debería haberos contestado antes, pero ¡uff!, llevo diez días con una infección dental que no se quita y tirado por los antibióticos.

Para mí, Gemma, haber leído Los detectives en el año 98 fue decisivo, porque me hizo volver a leer poesía. Me hizo entenderla como algo vivo. El libro es perfecto, con esa combinación de narración y expresió de sentidos. Basta con leer las cuatro páginas primeras, con las entradas de diario correspondientes al 2 y al 3 de noviembre, para entender tanto.

Pero Bolaño se consideraba sobre todo poeta, y aquí contesto a las dos, se entrecruzan los poemas de La Universidad Desconocida, con los textos de los relatos y de las novelas. Como el gran escritor que a mí me parece que es, no se puede dar una opinión sincera hasta que no se ha leído todo combinado. La suerte de esta pequeña tertulia que tenemos es que me ha permitido unir la lectura de los poemas con la relectura de su narrativa. El resultado ha sido de echarse a temblar de gozo. Y es una Universidad a la que voy a seguir matriculado un tiempo.

PSYCOMORO dijo...

Todavía no he podido superar el impacto de 2666. Muchas gracias por recuperar a un personaje tan rico como necesario. Aprender es dejarte llevar por sus palabras. Algo muy parecido a lo que sucede con este blog. Interesante, muy interesante.

NáN dijo...

Ah, Psicomoro, tu nombre me ha recordado la canción "Dream a little dream of me". He ido a tu página, para ver si eras de Madrid e invitarte a la pequeña tertulia que tendremos sobre la poesía de Bolaño, pero ya he visto que vives en Barcelona.

Te agradezco el interés por este blog, que realmente lo tiene por el gran número de colaboradores, aunque últimamente parece dormido. En cuanto pueda, querría poner una página de "El día del Watusi", del barcelonés Casavelles, que me está dejando patitieso.

trasgu dijo...

Grande, Bolaño!

Portorosa dijo...

Pues yo confieso que solo le he leído artículos de "Entre paréntesis" y "El gaucho insufrible"; y que tengo "2666" esperando en casa.
Y me ha gustado todo, y tengo ganas.

La necesidad de escribir, ¿distingue a los verdaderos y buenos escritores (no sé si lo de verdaderos es un poco tonto)?

NáN dijo...

Métele caña a 2666, aunque una de las novelas parezca que gasta demasiadas palabras, es necesaria.

A tu pregunta, uf, no sé qué contestar. La necesidad sirve para escribir, pero no separa a los malos de los verdaderos. Quizá cómo hayan sabido leer influya más, pero esto es tan etéreo que no sirve de nada.