19 febrero 2007

Pero esperen, la vida hizo un último intento por demostrarme que era real, opresiva y tierna, que provocaba excitación y tormento, y poseía habilidades cegadoras para la felicidad, con lágrimas, con un cálido viento.

El ojo, Vladimir Nabokov (1899, San Petersburgo; 1977, Montreux)

11 comentarios:

Igor dijo...

Cuente, cuente. Póngase cómoda y cuente. También creo que tuve a veces ese sentimiento de pas a deux y fui cegado por... ya no recuerdo bien.

Qué cruel ese hombre, ¿Nabocov?

Lara dijo...

Estimado Igor:

nunca le parece a usted suficiente.
A mí me parece suficiente. Nabocov es un mago y este libro es un caramelo. Sólo quería poner eso. No puedo contar más. El libro es pequeño y no puede revelarse, tiene que leerse.

Gracias por su interés.

P.D.¿Por qué a los poemas nunca se les pide explicación?

Lara

NáN dijo...

Mi querida Lara, es la juventud, más que la deformidad, lo que le vuelve ansioso.

No obstante, una cosa es la impertinencia con la que se agarra a los faldones de la gente, diciendo más, más, dame más. Y otra que no le falta razón. De las historias de fuera, siempre queremos más datos y explicaciones. Ese es el éxito de toda historia en la que se ve la espalda de la madre alejándose en la habitación que queda en punumbra. Sin ir más lejos, dos clásicos, como Peter Pan y En busca del tiempo perdido.

La prosa nos habla del otro, del afuera.

La poesía nos ilumina el interior, el adentro. ¿Cómo vamos a pedir explicación de un poema que nos ha gustado? Ese poema ya lo hemos hecho nuestro. ¡Quedaríamos al descubierto!

Bueno, el caso es que las Navidades pasadas mis maravillosas sobrinas me regalaron 14 libros de Nabocov, como tú lo escribes. Raro como soy, hice dos grupos de 7 libros cada uno. Me leí el primer grupo y dejé aparte el segundo, del que acabo de sacar "El ojo", para leerlo muy pronto.

Es usted muy mala, Lara, provocando esos deseos.
Hablaremos de El ojo.

Tuyo, NáN

Lara dijo...

¡Perdón por la errata!
(Desde que me echaron del trabajo me he vuelto muy relajada.)
(He escrito cientos de veces ese nombre, pero siempre cambio algo.)

Pues bien, ya sé que la poesía es para adentro y etc, pero gracias, Nán, por explicármelo todo así de leve.

Qué suertudo con tantos libros de este hombre en casa.

Ya hablaremos de la novela, sí. En realidad, mientras la leía, hablaba sobre ella, a Mig, a Reb, al que pillaba por el pasillo.

Aquí me pasa que cuelgo trozos que son, para mí, como poemas, para adentro. Y siempre pienso que si a alguien se le mete entre las costillas, buscará el libro como tú has hecho y lo pondrá encima de la mesa.

También pasa otra cosa. Cuando Igor me agarra de los faldones y sin más me empieza a preguntar y a exigir o sugerir "más, más", entonces yo no sé qué decir, o nada quiero.

Besos, Nán.

Pablo dijo...

No te lo vas a creer pero llevo días pensando en buscar ese fragmento de Ada o el ardor que habla de que uno nunca le perdonaría al vendedor de salchichas de la esquina que escribiera, repentinamente, el libro de poesía más importante del siglo.
Y es que las aventuras de Van y Ada dan para muchos, muchos comentarios.
En cualquier caso, se escriba como se escriba siempre me pareció un nombre sacado de un chat porno. Pero no es que yo haya estado nunca en un chat porno ni haya utilizado ese nick, conste.

Okr dijo...

Juer, parece mentira que no sepáis escribir correctamente el nombre de este insigne escritor: Влади́мир Влади́мирович Набо́ков... ¡ay ay ay, si es que hay que dároslo todo mascao!

Y ya es la segunda entrada del maestro Nabokov en las playas. No sabía que había escrito tanto, mmm, jarl, ahora tendré que hacerme con el resto. Id recomendando los mejores y así selecciono :D Gracias, playeros.

Lara dijo...

No he leído Ada o el Ardor.
Lo tengo en la lista blanca desde hace años. Con ese título, cómo no.
Te recomiendo encarecidamente sus cuentos (Batir de alas o El elfo patata... --sí, el elfo patata--).
Alfaguara tiene sus cuentos completos. No te los pierdas.

Miguel Marqués dijo...

Cómo acarician las líneas.

Gerardo dijo...

¿Alguien ha leído Pnin? Definitivamente uno de los libros más cómicos que me han tocado; Bellow no podría concebirse sin él.

http://books.guardian.co.uk/departments/classics/story/0,,1211718,00.html

El subrayador dijo...

Gracias por el fragmento, Lara.

Vaya una forma clara, poética y cierta que tiene el amigo Vladimir de definir lo que es la vida.

Habrá que subrayar el libro.

Besos

Lara dijo...

¡Subrayador!

¡Qué bien verte por aquí!

El libro no lo he subrayado porque es de la biblioteca del pueblo este montañoso (que curiosamente tiene una buena biblioteca). (Que nadie usa.)

Pero a ver si lo subrayas tú.

Más besos.