25 enero 2008

¡Es asombrosa la perfección en la entrega de algunas mujeres inteligentes, porque ellas solas saben anular la inteligencia y meterla en la carne en el momento preciso!


Gonzalo Torrente Ballester (1910-1999)
Quizá nos lleve el viento al infinito (1984)

12 comentarios:

Lara dijo...

¡¡¡!!!

(...)

Esto ha sido un arrebato (desahogo).

Es el cuarto libro de este hombre que me leo para el trabajo. Independientemente de que su tono esté o no entre mis preferencias, que no lo está, y de su calidad literaria, que es innegable, yo estoy a punto de explotar. Cuatro seguidos son demasiados, y cuando me sale con frases como esta que he colgado, perdonen ustedes, pero se me hincha la vena y se me quedan los ojos como platos.

Vamos, que ahora mismo me levanto del escritorio y me voy a dar un paseo para que me dé el aire.

Buen fin de semana, todos ustedes todos.

Kika... dijo...

Ufff.

Es que como me ponga a hablar...

Ay, ay, ay...

Besitos a todos,
K

Virginia Barbancho dijo...

A todo esto.. algún hombre que se pronuncie al respecto?

Xavie dijo...

Yo me pronuncio. Y estoy bastante de acuerdo. Torrente Ballester habla de la entrega y en la entrega la inteligencia es un estorbo. Otra cosa es el camino que lleva a esa entrega (entiendo que el autor habla de carne y de saliva).

Exactamente igual lo podría decir una autora de los hombres inteligentes.

Un saludo,
X.

AROA dijo...

Pues yo creo que para meter la inteligencia en la carne no hace falta anularla ...

de hecho, hombres y mujeres que la tienen, tanto en la carne como en el cielo, la inteligencia es un + abrecaminosquenoveas...

o eso creo yo

y creo que este hombre no estaba diciendo mujeres así como hombres... sino que dice mujeres inteligentes relcionándolo con otros conceptillos como... serias, rectas, rígidas y otros palabros que riman.

Anónimo dijo...

Bueno, en realidad lo que dice es sublime...
Pero eso cualquiera puede notarlo...

Lo que vine a decir, después de espiar sigilosamente, es que el fragmento del libro Mi planta de naranja-lima me encantó.

Ese libro es precioso. Lo leí cuando tenía 8 y desde entonces, todos los años lo releo...

Tengo 2 igualitos y están prestados. Espero que me los devuelvan.

Ays, esto hay que agradecerlo.


Un abrazo!!!

Gracias!!!

Pierina

isobaras dijo...

Me encanta. Como si fueran magas.

Besos a todos (en una de mis apariciones)

conde-duque dijo...

Pues yo opino que... a Torrente habría que caparlo por machista y por feo y por gafotas.

conde-duque dijo...

(No diréis que no me mojo, eh?)
Los demás hombres no se atreven a abrir la boca, por si se la parten.

Lara dijo...

Jajaja!!!

Te has mojao, te has mojao, Conde.

Entiendo lo que dice Xavie, esto de que ahora se le da la vuelta a la tortilla a todo, y claro, si ponemos "hombre inteligente"... etc. Pero qué va, no tengo ganas de argumentar pero nos podemos dejar de relativismos. El contenido y el tono y todo lo demás, muy hermosamente puesto todo, es machista, eso de "algunas mujeres inteligentes, ellas solas saben etc" ¡ellas solas!, no me digáis que no, y la verdad es que no es para condenar nada, que ya vamos aviados de condenas, porque yo lo puse para desahogarme, porque estaba trabajando con el libro entero, no sólo con este párrafo. Evidentemente que las cosas ya no son como eran y se mira de otra forma (y a veces de la misma), pero a mí esto me suena a lo mismo que me suena "literatura femenina", cuando nunca hubo una "masculina". Pero bueno, para temas trillados, éste, así que nada más, un abrazo muy fuerte a todos, uno por uno.

Y estoy con Aroa.

NáN dijo...

Bueno, yo con que Isobaras salga de esa cajiita preciosa donde vive metida, me doy por satisfecho.

Xavie dijo...

A ver, a ver si me explico.

Y que conste que lo de capar a Torrente Ballester me parece bien, Conde. Sobre todo por feo.

Yo lo que digo, (y no niego que el texto estuviera escrito con la intención machista, o más bien paternalista, propia de su época, que todos le achacáis) es que "en la entrega", tal y como entiendo yo esa palabra en ese contexto, es decir en el orgasmo (en el éxtasis, en la petite morte, en la gloria de los antiguos versos provenzales) la inteligencia, mejor guardadita.
La inteligencia, y la conciencia, y el ser y todo, por otra parte.

Sólo eso.

Y no voy a entrar en el debate de hombres y mujeres porque para eso mejor con unas cervezas delante.

Besos a todos (a los hombres también, que no se diga...)
X.