12 julio 2008

El canto y la ceniza

EN VEZ DE PRÓLOGO

Diecisiete meses pasé haciendo cola a las puertas de la cárcel, en Leningrado, en los terribles años del terror de Yezhov. Un día alguien me reconoció. Detrás de mí, una mujer –los labios morados de frío- que nunca había oído mi nombre, salió del acorchamiento en que todos estábamos y me preguntó al oído (allí se hablaba sólo en susurros):
-¿Y usted puede dar cuenta de esto?
Yo le dije:
-Puedo.
Y entonces algo como una sonrisa asomó a lo que había sido su rostro.



Leningrado, 1 de Abril de 1957


Réquiem, Anna Ajmátova (Rusia, 1889-1966)


Así empieza la antología poética que reúne a Anna Ajmátova y Marina Tsvetái, una con Requiem y Poema sin héroe y otra con Poema del fin. Las dos poetas hablan de un dolor mudo de Rusia bajo el régimen stalinista. Un lamento a dos voces que resistió al exilio y al silencio más de 30 años para convertirse en memoria de su pueblo.


Las dos poetas fueron vejadas, calumniadas y maltratadas por el comunismo. Ajmátova lo soportó y, tras la muerte de Stalin, en 1953, fue rehabilitada, como otras miles de personas que habían sido perseguidas y encarceladas por motivos políticos. Fue incluso agasajada con premios y honores, especialmente en el extranjero; por ejemplo, en Oxford, en 1965, recibió el doctorado honoris causa, y volvió a encontrarse, después de veinte años, con su amigo Isaiah Berlin, ya convertido en uno los más grandes pensadores liberales de nuestra época.

Su obra, sin embargo, seguía estando oculta para millones de rusos. Nadie olvide que su grandioso Requiem no pudo ser publicado en Rusia hasta 1989, o sea, casi hasta la caída del Muro de Berlín. Resistió y algo ganó, quizá silencio y soledad; pero los verdaderos ganadores fuimos sus lectores, porque alcanzó a mostrarnos que también el sueño es tan poderoso como la primavera.

Imposible domesticar a la mítica Ajmátova. Poeta hasta el final. Poeta poderosa, porque pudo contar ética y estéticamente la terrible miseria material y moral que produjo el comunismo en el pueblo ruso. No quiso ampararse en "ningún cielo extranjero" para poder contar ese sufrimiento.

Marina Tsvetáieva, sin embargo, no pudo aguantar tanta miseria. Fusilaron a su marido, y su hija mayor fue enviada a un campo de concentración. Ella y su hijo fueron deportados, en 1941, a un lejanísimo pueblo tártaro. No lo soportó. Su gesto no podía ser más humano. Se suicidó.

El encuentro con su admirada Ajmátova queda muy bien reflejado en este libro. El 'Poema del fin', su principal obra, es un regalo de dioses, la más profunda confesión poética que yo conozco sobre el amor y el desamor en el siglo XX. Dos versos son la prueba:

Sin desmesura verbal,
el amor es sutura.


Poemario de amor. Poemario de muerte. Poemario civil. Poesía en su grado mínimo de abstracción. Poesía para sobrevivir con dignidad. Lean.

Yo estoy disfrutando. Y tanto.

6 comentarios:

aroa dijo...

partes de lo que ahí dejo están sacadas de una reseña del libro, otras las he aliñado para su gusto.

No sé qué me pasa con los rusos, desde que Dimitri pasó por mi vida, me llaman, me dicen entiende ...

¿no se sabe muy poco del Este y de este avergonzado continente y de Rusia para lo cerca que está?

NáN dijo...

Estremecedor. Te oprime y te suelta el corazón. Lo que debió ser aquello, apoyado además por tantas buenas gentes.

Pero

¿Sabremos nosotros dar cuenta de esto? ¿De por qué las madres africanas se aventuran con sus bebés en esas barcas de la muerte?

¿No tenemos una responsabilidad civil subsidiaria? ¿Una obligación de escribir bien para contarlo?

aroa dijo...

pues es una duda nán...

y son las palabras fuertes para retratar?

acaso no está de moda lo social y sí mirar hacia el ombligo de uno...

lo podríamos trabajar en el taller. Al próximo lo propongo, lo social. Contar una historia enmarcada dentro.

besos

NáN dijo...

¡gran idea!

NáN dijo...

Siguiendo este diálogo a dos que nos traemos, fíjate qué tontería que no me había dado cuenta de la relación con Brodsky, el poeta ruso que puse dos entradas abajo. Pasó por lo mismo, pero en una época más blanda y fue "premiado" con su expulsión de Rusia.

Lara dijo...

A mí el Este me llama. Voy por Yugoslavia todavía.
Lo que he leído bajo el fragmento me ha puesto los pelos de punta. Aliñado o no, te veía a ti emocionada, y yo me sumo, ya tengo ganas de Réquiem.
Y lo mismo lo de ahí abajo, Nán. Premiados o no, qué bárbaro es a veces el ser humano.
Muchas gracias a los dos, por estar aquí con este diálogo...