10 julio 2008

[De la primera parte, Nadie se va a reír]


El hombre atraviesa el presente con los ojos vendados. Sólo puede intuir y adivinar lo que de verdad está viviendo. Y después, cuando le quitan la venda de los ojos, puede mirar al pasado y comprobar qué es lo que ha vivido y cuál era su sentido.

Aquella noche pensé que estaba brindando por mis éxitos, sin tener la menor sospecha de que estaba celebrando la inauguración de mis fracasos.


Milan Kundera
El libro de los amores ridículos (1968)

(Traducción de Fernando de Valenzuela)

5 comentarios:

Kika... dijo...

Poco más que decir, aparte de que se trata un libro de 1968 que fue publicado por primera vez en España casi veinte años después, en 1987. Se trata de una colección de narraciones muy divertidas, con el humor de Kundera, de ese de risa traviesa.

El fragmento no es muy alegre que digamos, pero me parece bellísimo.

besos y magia,
K

Kika... dijo...

(ah, y la cursiva del "qué" está en el original)

NáN dijo...

en lenguaje vulgar, es por eso que se dice "estar para el homenaje".

amor y libertad dijo...

la frontera entre el éxito y el fracaso es fina, no siempre es discernible

en tierra de nadie dijo...

qué bueno.

Desde "La insoportable levedad del ser", que leí hace mucho, no he vuelto a leer nada de Kundera. Pero este textito me ha encantado.

bss