15 febrero 2009

De La abadía de Northanger


Nadie que hubiera visto a Catherine Morland en su infancia habría podido imaginar que estaba llamada a ser una heroína.


Jane Austen (1775-1817)

Northanger Abbey, capítulo primero

5 comentarios:

kika... dijo...

Estoy leyendo una especie de antología de textos en inglés que se llama The Book Lover, y cuál no sería mi sorpresa cuando vi que el primer texto era esta cita.

Me recordó a mi infancia en Inglaterra y a esa novela en la que lo importante es que nada es lo que parece...

besos a todos,
K

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

El otro día, un amigo me envió una fotografía mía de cuando yo tenía doce años. La verdad, ahora, con unos cuantos años en el cuerpo, ya tampoco me imaginaba que, entonces, eran tan guapo. Ha sido como lo de esa película tan buena: "EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN BUTTON", que tuve el placer de ver ayer mismo.

NáN dijo...

Lo que son las cosas de la literarura. Nadie de los que me vio de pequeño dudó de que sería un imbécil.

El pueblo no siempre yerra.

Anónimo dijo...

Antonio por allí vi un comentario tuyo sobre que se es más feliz amando que siendo amado.. Yo, estimado desconocido, prefiero decir que "SE ES FELIZ VIVIENDO EN EL AMOR... TANTO SI SE AMA COMO SI SE ES AMADO", aunq a tú favor debo decir, que ciertamente sentir que se ama, sentir el amor dentro de uno y como se experimenta es algo mágico... Sol

kika... dijo...

de eso nada, Nán, y lo sabes...

besitos!
K