24 mayo 2009

El mayor piropo que he recibido


Estaba en Nápoles andando por la calle con mi marido. Y un hombre dijo en alto a otro, quería que yo lo oyese: Con mujeres como esta contamos para reconstruir Italia. No reconstruí Italia. Intenté reconstruir mi casa, reconstruir a mis hijos y a mí. No lo conseguí. Pero el italiano no estaba cortejándome, hablaba en serio. Dios, hacedme reconstruir al menos una flor. Ni siquiera una orquídea, una flor de las que se recogen en el campo. Sí, pero tengo un secreto: necesito reconstruir con urgencia de las más urgentes, hoy mismo, ahora mismo, en este instante. No puedo decir qué.


Clarice Lispector
(Chechelnyk, Ucrania, 1920 - Río de Janeiro, Brasil, 1977)

De Aprendiendo a vivir y otras crónicas (Siruela, 2007)
Traducido por Elena Losada

15 comentarios:

kika... dijo...

De origen judío, sus padres emigraron a Recife(Brasil) cuando tenía dos años. Publicó su primera novela, Perto do coração selvagem a los 19 años. Cursando la carrera de derecho conoció a su marido, el diplomático Maury Gurgel Valente, a quien acompañaría de país en país hasta su separación en 1959.

Además de novelas y cuentos, Clarice Lispector fue autora de crónicas periodísticas para varios periódicos. Esta en concreto pertenece a las publicadas en el Jornal do Brasil entre 1967 y 1973, escritas, según la propia Lispector, a vuela máquina.

En ella rememora su primer viaje a Europa, a Nápoles en 1944.

Lara dijo...

Leí sus cuentos hace unos años, me los regaló un amigo. No sabía quién era entonces, pero entendí de pronto mucho de Cortázar, y supe también de dónde venía ese mantra suyo que había leído: "Lispector, Clarice, Lispector, Clarice".

Es una monstrua.

kika... dijo...

Lara querida.

Creo, si me permites que te lo diga, que tenéis mucho que ver las dos.

Dos monstruas, entonces.

besos,
K

NáN dijo...

Qué tendrá la rabia triste de una mujer que produce tanto desamparo.

kika... dijo...

algo tiene, NáN, algo tiene, es verdad...

(besos)

Aroa dijo...

ahí voy yo trasnochada y saliendo de tono:

¿No se parece la Lispector a Kika en algo? la cara digo...

Ya vi a Magapola como Carme Riera...

Seguiré buscando.

Pendiente tengo La Lámpara en casa de padres. A ver si lo viajo para acá.

Lara dijo...

paranoia de parecidos, ¿no? jajajaja


(el amigo me puso en la dedicatoria del libro cuando me lo regaló algo parecido, pero perdona: nunca hubiera podido describir un zoo como ella lo hizo, ni tanto más, y no es remilgo)

monstrua una sólo

NáN dijo...

Digamos que, por lo menos, apuntas maneras y aportas acertadas deformidades del continuo espacio-temporal.

Que pase el tiempo (o mejor si no pasa).

Qué placer ver esto tan vivo.

kika... dijo...

aroa... ya decía yo que carme riera se me parecía a alguien...

¿y yo a la lispector? pues encantada!

besos besos besos
K

Mega dijo...

Toc, toc. Permisooo.

(Nano aforista: "La rabia triste de una mujer produce tanto desamparo..." (Necesitaba escribirlo para saborearlo. A veces la lectura no basta.)

Besos a todas las Lispectors (Nán incluido)

NáN dijo...

Un honor, esa inclusión. Siempre había deseado pertenecer a un conjunto vocal de afroamericanas.

kika... dijo...

qué grandes!

(las Lispectors, digo)

ji ji ji

NáN dijo...

Gracias a vosotras he dejado un libro de Bernhard que me estaba oscureciendo y he cogido uno de Lispector, de esos que compras por 2 euros y dejas en casa para la ocasión.

La ocasión ha sido y se me abre un mundo.

Aroa dijo...

dónde compras libros a 2 euros?!!!!

porque yo solo la veo en Siruela y los exquisitos son recaros
todo es caro

y a las palabras les cuesta más alimentar en el paro

NáN dijo...

Este lo compré hace un par de años en la tiendita de ofertas dela Casa del Libro (se entra por el callejón lateral).

Me llevé todo lo que me interesaba. Que era mucho porque había mucho de Mario Muchnik.