02 junio 2009

Una canción más clara, de ANTONIO CARVAJAL

..
..
24
..
Era cierto el dolor
y era falsa la culpa:
el dolor provenía
del silencio y la bruma,
de la ausencia del aire,
de la sangre inconclusa,
pero nadie clavaba
un puñal en la pulpa
suavísima del sueño
concreto en labio, en fruta.

..
Que cesara de pronto
la delicada música:
que asomara a los ojos
la sombra de la luna:
que por la piel cayera
como capa de lluvia
lenta arena mordida
por dientes de amargura,
no fue doblez del alma,
sino muerte en la cuna.

..
..

y 28

Al calor de tus manos
me ardía el corazón.
Era el agua en las fuentes
un lucero sin voz.
..
A la luz de tus ojos
me encendía de amor.
Era el agua en los ríos
un sollozo sin voz.

..
Al sabor de tus labios
el alma me voló.
Fue calor, luz y beso
mi cuerpo con tu voz.

..
Antonio Carvajal, Una canción más clara, el Parnasillo (Simancas ediciones), Palencia, 2008.
..

3 comentarios:

Lara dijo...

Tengo que decir que me interesan más los primeros versos que los últimos, pero que el ritmo es decisivo.

Gracias, mega!!!

Mega dijo...

Sí, a mí también me llamó muchísimo la atención ese ritmo generador de versos. Con el segundo no me pude resistir pues -como sabes- me encantan las variaciones. ;-)

NáN dijo...

El segundo es que suena más (me recuerda a Salinas, lo que no es un mal recordar).

Envidio a los que saben hacer también versos medidos, y más este de 7, porque es cierto que coge un ritmo arrollador.