15 marzo 2007

CAMARADAS DE ÍCARO (I)

El frescor de aluminio de los mares,
el humo denso y verde de los prados,
la ciudad reducida a cuentas de ámbar
sobre un fondo oscurísimo,
las nieve nebulosas, los silencios,
la ebriedad del vacío perforado.

- No fabriqué con cera mis alas clandestinas.
Fueron otras sustancias. Puse los embriones
del tiempo detenido,
la minúscula arena de oro que mojaba
las horas placenteras,
la avaricia que supo custodiar
el olor de los cuerpos entregados
y el jugo de las noches,
briznas de los asombros de la infancia,
palabras sacudidas por latidos
o palabras huyendo de sí mismas
con su erosión a solas
-esas cosas que archivan los poetas.
Pregunté a mis deseos sus rutas favoritas,
dejé que preparan su equipaje.
Gastar en otra luz
aunque pase la vida, vigilante,
su factura de abismo. Conocer la región
en que los laberintos se destejen,
donde pueda el Deseo
firmar un alto el fuego con la Muerte.

Aurora Luque (Almería, 1962) Camaradas de Ícaro (2003)

4 comentarios:

Lara dijo...

Bienvenida, compañera.

Y bienvenida a Aurora, con la que una vez compartí aceitunas negras en Málaga. Y Reb también.

En los tiempos de Aguado y Cumpián y Bonilla escurridizo por las esquinas del museo Picasso.

Llegaba la primavera veraniega de los mares sureños, y nosotras nos mojábamos los tobillos en el mediterráneo, con braguitas de motivos floridos y un cubata en cada mano. El sol, ésa era la pena que yo no puedo entender, se ponía tras los edificios altos de la orilla.

nán dijo...

Debió de ser lo del cubata en cada mano, que equilibra mucho y se os nota. Y también a esta Aurora de la que nada sabía.

Si no aceitunas negras, al menos le he leído lo de las cuentas de ámbar sobre un fondo oscurísimo (esas cosas que archivan los poetas).

¡Inauguración a lo grande y con descubrimiento, querida Carmen!

¿No hay alma piadosa que dé datos para quienes conocemos a los poetas de lejos (menos a las 3 reinas)?

Paralelo 49 dijo...

Me ha encantado el poema Carmen,Ìcaro de nuevo.

Si yo comiese aceitunas negras (mmm!) con un(/a) poeta, me quedarían tantas preguntas...

Miguel dijo...

Esta es una paisana mía, a la que yo apenas he leído, por cierto. Lo qué sí es cierto es que yo me quiero hacer unas alas como esas, con todas esas cosas pero como más aerodinámicas, que hagan ruido al batirlas. Y que no se me deshagan camino del sol.

La Luque tiene querencia por lo clásico y preclásico, parece. Ésta es su web: http://www.auroraluque.com/