28 marzo 2007

Cortázar, publicista

Estamos madre e hijo en la cocina de nuestra casa charlando cuando de fondo, en la televisión, escuchamos una voz que nos llama la atención por familiar. Levantamos la vista y nos encontramos con un anuncio de coches [...]. ¡Es la inconfundible voz de Julio Cortázar leyendo su Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj! Vale que nos hayamos acostumbrado al apropiacionismo publicitario de míticas canciones con fines comerciales, pero que ahora se apropien, no sólo del texto, sino que también de la voz de Julio Cortázar para intentar vender un coche...

Florencia Pinto Cohen y Lucas Fernández-Barrutia Pinto

Fragmento de un carta publicada en El País el 25 de marzo, cuyos autores olvidaron afianzar sus argumentos con el caso de Bob Dylan, de quien vimos extraviada The Times They Are A-Changin´en un anuncio de hipotecas.

13 comentarios:

Reb dijo...

Sí. A mí también me pilló de improvisto. Si Cortázar supiera...

NáN dijo...

¿Pablo? ¿Eres el querido Pablo que nos dejó solos? (Salvo por algunos comentarios breves y dispersos). ¡Qué bien que reaparezcas!

Desconocía esto que cuentas. Sigo poco las novedades y monerías del Sistema Industrial Desbocado (SID, que para los árabes era Señor).

Pero de SID nada me extraña. Que todas estas cosas iban a "transcurrir", ni siquiera "pasar", que parece de más rango, estaba ya puesto en La sociedad del espectáculo que publicó en 1967 Guy Debord. Casi recomiendo más los Comentarios sobre la sociedad del espectáculo. En este último dice que la fase integrada "actual" (¡es el 88!) combina 5 rasgos principales: incesante renovación tecnológica, fusión mundo económico-Estado, secreto generalizado, falsedad sin réplica y perpetuo presente.

Seguro que el publicista se cree un tipo moderno y estupendo. O una tipa. Muy cultos.

Al menos esta vez estamos replicando a esa falsedad, pero porque es Cortázar, no os creáis. De haber sido otro escritor igual de valioso, pero de menor precio, nada habríamos dicho.

El libro de los comentarios empieza con una cita de Sun Tsé: [...] en las ocasiones en que todo es temible es cuando no hay nada que temer. [...]

Bien regresado del Valle del Silencio de las Espumas de los Mares.

Carmen Moreno dijo...

Yo reconocí la voz de Cortázar y no me causó demasiado desasosiego. Lo agradecí por la oportunidad de que todos oyeran al creador de Rayuela, aunque no se diga que es él.
Claro, molesta que lo usen para vender un coche, o no. ¿Para que molestarse con quien hace las cosas por ignorancia no por mala fe? Es un gasto de energías innecesario.
A lo mejor, es sólo una opinión (perdón por la tristeza), deberíamos empezar a tomarnos menos en serio, a no dar importancia a lo que no la tiene. ¿Cortázar vendiendo un coche? ¿Y qué? Seguro que tenía la suficiente poca vergüenza para eso y más el argentino. Si no fuera así, ¿de qué iba a colarse en funerales ajenos?
Yo sonreí de medio lado y me gusta encontrar ese anuncio en mis escasísimos minutos televisivos.

isobaras dijo...

Como el anuncio de abandono de perros. Yo (no sé porqué suerte) soy publicista y jamás lo haría. Y menos con ese anuncio.

¡Aprovecho para mandaros besos a cada uno!

Miguel Marqués dijo...

¡Sí, bienvenido Pablo, se te echaba de menos!

Yo creo que es la publicidad inteligente, o de clase, dirigida a un grupo de gente que 1.) Tiene dinero 2.) Tiene una vaga cultura universitaria y mediática (aderezada con mucho viaje de agencia) que le permite reconocer el acento argentino, reconocer que todo lo argentino es (o quizá vaya pasando de moda ese boom pseudocultural) cool, reconocer que un texto es literario, hacer memoria de los autores argentinos que conoce, acordarse de Julio Cortázar y pensar que quizá sea él, 3.) Establece ciertos paralelismos, posiblemente hermosos, entre la cadencia en imágenes de un BMW (o un Mercedes) avanzando liviano entre curvas de un paisaje espectral y la cadencia de la voz y las imágenes del texto (algunas de las cuales quizá se puedan aparejar efectivamente a la sensación que produce conducir un coche caro de gran potencia). 4.) Es rico y "culto", pero le gusta fardar lo mismo que al estanquero pobre e inculto cuando le dan la oportunidad de fardar.

Este es tipo de publicidad bastante concreto que a veces embelesa pero que, con pensarlo una miaja, toca mucho los cojones.

En fin no creo haber descubierto la pólvora. Por cierto, yo no he visto el anuncio... Ni he leído Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj.

Un abrazo.

nán dijo...

La industria antes vendía y compraba objetos (y utilizaba a los que los fabricaban).

Ahora vende imagen, sentimientos: todo es ya de la industria (de la unión industria-Estado).

Esto es un síntoma más, solo uno más, de lo que nos empuja climática y económicamente a la desaparición.

Cortázar no escribió ningún texto para que ayudara a vender nada (salvo libros, revistas, películas, ...). Y como ya existía esat civilización industrial, que se use su texto para vender no es algo nuevo sobrevenido que no se podía prever.

Y a esta falsedad, quiero replicar.

Lara dijo...

¡Hola, Pablo!

Sin comentarios al respecto de lo demás.

Paralelo 49 dijo...

Yo discrepo Miguel, no creo que eso sea tan fácilmente juzgable.

A mí me gusta la versión de ese tema de Dylan en Whisper in the Noise .

besos a todos,los gatos inclusive.

nán dijo...

Así que publicista, ¿eh Isob?

(mensajes breves y delicados, supongo).

Miguel Marqués dijo...

Hola Para!! Sí, bueno, no es un juicio de valor sobre la publicidad y sus objetivos, que acepto como tantas otros aspectos de este sistema que ya es tan mío y tan ajeno a la vez... Tampoco digo que ese tipo de publicidad sea de más o menos calidad, se pueda llevar más o menos Leones de esos de los que dan en Cannes. O que no sea efectiva para otro tipo de personas. O que cualquier pueda disfrutarla, e incluso estar deseando que pongan otra vez ese anuncio. A mí los de BMW en general me parecen estéticamente estupendos: venden el objeto y el sentimiento. Pero vamos, que estoy convencido de que el publicista tiene muy claro para quién está hecho el anuncio y conoce muy bien cómo son y a qué aspiran esas personas. Y ni esas mismas personas parecen darse cuenta de que se les están metiendo hasta la cocina a ordenarles los cacharros... (creo que no me explico). :D

Besos!

Ur dijo...

¡Paaablooo!
El Cantábrico te echa de menos.

Paralelo 49 dijo...

Miguel si lo decía por el punto dos "2.) Tiene una vaga cultura universitaria " y el punto "4.) Es rico y "culto", pero le gusta fardar lo mismo que al estanquero pobre e inculto cuando le dan la oportunidad de fardar."

Supongo que de eso trata la publicidad de meternos a todos en la cocina. Yo no he visto el anuncio aquí no lo pasan. Pero en general la publicidad la veo más dirigida a A movernos todo eso intangible a destacar la inteligencia emocional y qué preciosos son !!!sin mostrar nunca el coche en cuestión, al menos en los de antes.

Besos!

olka dijo...

gracias a este anuncio, de seat leon por cierto :P, pude descubrir que tengo algo en común hasta con el mismísimo cortázar; otros, como los de sony bravia, o magnum 5 senses, fueron fuente de melodías que ya son parte de mí, y verdaderos banquetes visuales. completamente a favor de la publicidad (quitando las de productos de limpieza, carrefour, compresas...)
¿qué tal todo por aquí?