28 diciembre 2006

Dinner for one (Der 90. Geburtstag)
Hace poquito una persona muy especial para mi me presentó una curiosa tradición alemana para celebrar la llegada del Año Nuevo, una de las más conocidas y queridas por los germanos. Su curiosidad radica principalmente en que nada tiene que ver ni con Alemania ni con la Noche Vieja y aún así está presente en la mayoría de los hogares alemanes desde hace más de cuarenta años, tooodas tooodas las Navidades. Consiste en un sketch cortito, escrito para el teatro por el británico Lauri Wylie allá por los años 20 del siglo pasado. Interpretado por la pareja de cómicos británicos Freddie Frinton y May Warden en su lengua original, fue grabado en los estudios de la Norddeutscher Rundfunk en 1963. En 1988 se llevó el premio Guinness al programa televisivo más repetido de la historia de la “pequeña pantalla”, y se sigue llevando la palma en esa categoría- en el 2005 lo repitieron unas 230 veces entre Alemania, Austria, Suecia, Finlandia, Dinamarca y Suiza, donde se ha convertido en una pieza de culto, todo un clásico navideño. Enga, que lo disfrutéis, Szczesliwego Nowego Roku und ein Glueckliches Neues Jahr!


7 comentarios:

Igor dijo...

Pase, pase, ¿Olusia, ha dicho que se llama? Sí, sí. Está en la lista. Los señores salieron con esto de las vacaciones, ya le irán comentando. De momento, póngase cómoda. Yo creo que esto del audivisuá les va a gustar. No sé si a todos, pero a la mayoría sí. Le diría cómo me llamo, pero los caballos iban a relinchar. Será mejor que lo lea.

Feliz estancia y cuidado con los fríos. Abríguese el corazón.

Igor

olusia dijo...

pues no parece tener demasiado éxito; menos mal que te tenemos a ti en la torre de vigilancia.
cómo lo haces? cómo es posible que siempre se te ocurra algo que decir?
"neti" es un buen nombre para un ujier, mejor que "igor", aunque es sólo una opinión
viene de un libro que leí hace poco, de la serie MITOS, quizá os interese; en españa la editorial SALAMANDRA será la responsable de su publicación. un proyecto muy curioso, y muy recomendable, yo ya me estoy movilizando para reunir todo lo que pueda.
un último beso de 2006, ciao!

NáN dijo...

No te preocupes: ¡están todos los blogs dormidos! Nadie se pudo enterar de nada que haya aparecido. Calculo que hacia el dos o el tres irán reincorporándose, resacosos.
A mí la idea de que vayáis poniendo trocitos de metraje, como el de El desencanto de Miguel y este tuyo, me parece un verdadero acierto (siempre que los textos no queden finalmente aplastados).

La información que das de esos libros la tienes que completar para que también nosotros estemos al tanto. Hubo hace no mucho una colección Mitos (no sé de qué editorial), bastante barata, con textos y poemas ratos y alternativos.

Con respecto a Igor, creo que no has visto El jovencito Frankestein, una de las escasas películas desternillantes de Mel Brooks: el ayudante Igor, Marty Feldman, con sus ojos grandes distribuidos por el rostro siguiendo la teoría del caos, y el personaje con la chepa cargando cada vez sobre un lado de la espalda, es insuperable (y cada vez que pronunciaba su nombre los caballos relichaban en el exterior).

¡Todo un estilo de vida, la de los Igor!

Como sé que te los van a dar en cuanto sepan que estás aquí, te envío de cada uno un fuerte beso de 2007.

Nosotros, L y yo, ya empezamos nuestras tradiciones: paseo por el Retiro a las 10, compra de los últimos elementos que faltaban, que esta noche viene gente a casa. L ha abierto ya el cava para tomarlo mientras oyer el Réquiem de Mozart (despedirse del año y recordar a sus muertos) y después la 5ª de Beethoven (para con su gran corazón prepararse a recibir a los amigos y todo lo que venga). (Yo, que no soy tan cultureta ni tan buena persona, me piro ahora a tomar cervecitas). Luego nos reunimos (ella ya un poco animadilla) con amigos a tomar el último vermú del año. Después...

M U Y
B U E N
A Ñ O
A
T O D O S

Y QUE TE RECIBA EL AÑO A TI TAN BIEN COMO TE LO DESEO, OLUSIA

Igor

olusia dijo...

qué bueno lo de las tradiciones, y eso de tener una L; yo tengo un D, la inspiración que me llevó a colgar este corto. está ahora con otra de sus tradiciones: preparar el gulash de noche vieja, huele de escándalo! feliz año a ti también, y a tu L. :)

de mel brooks vi "high anxiety", y creo recordar que me lo pasé pipa, como siempre viendo pelis tontas con mi padre y sus comentarios, y la de robin hood, en compañía de mi padrino esta vez, y comentarios de los suyos.

neti te gustaría imagino, más que un ser es un montón de huesos dotados de una sensibilidad especial, envueltos en un jersey que va tejiendo continuamente, porque es lo que le mantiene la integridad física, abre las puertas del inframundo sumerio. aparece en el libro "anna inn en los sepulcros del mundo", de olga tokarczuk (qué monotématica que soy, pero es que me encanta esa mujer, y la sabiduria con la que enfoca las cosas cotidianas y las que no lo son tanto); el libro forma parte de la colección MYTHS, iniciativa de Canongate Books, en la que participarán editoriales de 35 paises y autores de la talla de J.M. Coetzee, John Irving, Stephen King, Gabriel García Márquez o Viktor Pielevin, que tratarán de presentar a su manera los mitos universales. va bien así? :)

nán dijo...

Dile a D que excelente lo que te ha inspirado que pongas. La información que has dado sobre la pequeña pieza y esta misma. Una estructura de payasos, con las gracias del ayudante bebido (¿quién ha olvidado el camarero que se va bebiendo los fondos de copa en El guateque?). Y en el fondo, la historia de la soledad, esa señora que hace que el asistente brinde con ella desde varias copas, porque ya no están quienes estuvieron. Lo tragicómico que lanza la nostalgia en esta fecha de año nuevo (coincido con estas buenas gentes en que la fieta de nochevieja es la única importante de verdad.

Fíjate cómo se desencadenó la nostalgia en ti, con la mención de Mel Brooks, y con quiénes habías visto sus películas. ¡somos fábricas de nostalgias! Seguro que de una manera u otra con tu D o sin él, acabarás alguna vez teniendo nostalgia del goulash de anoche. (esas cosas son las que nos mantienen en pie).

¿Y sabes por qué casi siempre digo algo? Porque no me importa que lo que diga sea gracioso, ingenioso, ni nada de eso. Me siento entre amigos, y entre amigos lo importante es la voluntad de decir y la voluntad de escuchar. Y si encima alguien dice algo cuando sé que no hay nadie por aquí, le presto una especialísima atención, creando casi un falso chat, que no lo es porque tardamos muchas horas en comentar los comentarios.

Sobre los amigos, busca en Internet de Gil de Biedma el poema "Amistad a lo largo": una verdadera guía de uso.

También podríamos pensar en los sonidos de un bosque: no hay ningún sonido que predomine sobre otros, pero echaríamos en falta dejar de oír un sonido que oíamos: lo importante es el sonido del bosque. Por eso intervengo casi siempre, para añadir mi sonido cuando alguno de vosotros ha emitido el suyo.

Los demás, ya deben estar poniéndose en marcha hacia aquí.

Miguel Marqués dijo...

¡Y hasta aquí he llegado, por fin!

¡NáN, se echa de menos la sombra negra deslizándose sobre la moqueta! Hoy es miércoles, y 10. Te veo asomarte al blog con el maitines. ¿Vacaciones? ¿No estarás de baja, no?

Bueno, he ido dejando alguna felicitación vaga (gandula) de solsticio, invierno y año en algunos comentarios, aquí y allí.

Aquí seré más claro: ya estoy de vuelta en Madrid, tras pasar por El Escorial, Sevilla, Huelva, el Algarve, Lisboa y Montilla (Córdoba).

Por fin he podido ver el famoso "Dinner for one", anoche, a no sé qué hora, y lo disfruté mucho, quizá por verlo justo cuando su contexto acababa de terminar.

Claramente, el camarero de El guateque imita a este mayordomo. Mira que me gustó aquél, pues éste lo borda. Dentro de su estilo de cómico de la época, claro, pero lo borda.

Oí decir que De Niro dijo una vez que representar una borrachera es posiblemente de las cosas más complicadas para un actor. Parece que en vez de temblar al intentar coger un vaso, hay que hacer como que se presta mucha atención y se pone un enorme esfuerzo en ello. A mí me suena...

En fin, que James se tambalea, se fija, duda, imita acentos, se emborracha (y en progresión bien estudiada) y la lía. Yo me lo pasé como los monos.

Eso por no hablar del misterio socio-cultural de por qué se convierte un gag como este en un clásico navideño (¿por dónde aparece la Navidad?) en tantos países (??¿¿)

Gracias, Aleks! :D

NáN dijo...

¡Eeeehhhh!