11 mayo 2007

Historia Natural

"...blocks of blackness..."
H. Melville

Para Marisol Robles.


Una espalda repentina, una sombra en
las ramas del árbol se confunde con sus
nidos. Juega la mano a que cruce el
viento por sus surcos, amarras de noche
en ausencia del velero. No el subra-
yado con que tu dedo índice acentúa el
aire, linde para ciegos entre una hoja y
otra, entre temblor y giro; no el asom-
bro de unas ruinas levantándose en lo
oscuro, la columna donde la transparen-
cia se permite la labor de una gresca sin
testigos.

.....El blanco aquí, en espera de la
flecha. Allá, las voces centro y pálpito,
punto de partida de tu reciente mirada.

.....Dime qué ves en la suposición
del árbol. Un sauce muestra cabellos
que se agitan desordenados ante su din-
tel que reverdece; el pino, un yelmo
triangular de luz que asciende para
nombrar al cielo "tierra firme".

....Secuoya, olmo, tule: árbol a secas,
sin vocales. Cinco colores se desaperci-
bidos mientras ves nacer una raíz, crecer
un tronco, morir un follaje como dicha
que busca la flor del eco que se abre.


- Hernán Bravo Varela (Ciudad de México, 1979).

10 comentarios:

Gerardo dijo...

Tengo la fortuna de ser amigo (al menos por email) de Hernán, al que yo considero sin pena alguna el mejor poeta de México que tenga más o menos mi edad. O sea, de la generación del '75 para ahorita. Eso lo pone en buen lugar en la competencia abierta contra los poetas mexicanos vivos de todas las generaciones, de saber quién es el mejor poeta mexicano.

(Todo este asunto de la competencia es broma.)

(Aunque pensándolo bien...)

Luché un poco pero finalmente encontré la forma de ponerle sangría al segundo, tercer y cuarto párrafos. Puse cinco puntos seguidos, y los pinté de color morado (el más oscuro que encontré que no aparecía en blanco al dar "publicar").

Y de lo que parece una errata en el último párrafo ("se desapercibidos"); hasta donde sé, fue intencional. Suena mejor que cualquier otra cosa que se me ocurra a mí para completar ese enlace rítmico.

Gerardo dijo...

Abusando de vuestra amable y honrosa paciencia, a continuación pondré tres poemas más de Hernán, todos sin título (hasta donde yo sé inéditos), uno por cada "comment". Abrazos.

Gerardo dijo...

Decir desde otro nombre otoño en blanco,
harina que en el nombre se contiene
y parte de la mesa, en que dilata
su vocación feroz entre las manos.
Y un punto, sólo al fin, que permanezca
en medio del mantel o de la boca.
Convidado silencio en la tiniebla
de la casa; ventana que resiste
el nudo en la garganta o en la tela:
antelación, retorno hacia los pájaros.

Gerardo dijo...

Las hojas que se caen, el vaso de agua,
dos sillas enfrentadas sin descanso.
La una que, ocupada, mira la otra
tendiendo a no moverse hasta que el pie
la haga girar, como si dentro de ella
un círculo deseara hacerse pronto
- salir, trazar el radio y la tangente -
sobre el suelo en que descansan las hojas
caídas, los dos pies, el vaso de agua,
unos ojos que se miran ya cerrados.


- Hernán Bravo Varela.

Gerardo dijo...

El ojo se devuelve a la palabra
en espacios de tinta separados.
Una línea más. El aguacero
me impide ver el árbol con sus ramas
completas, el temblor de su escondido
pájaro que guarda a tientas el luto
en las letras oscuras de su canto.
Por la noche una bandada, un suave silbo,
el corazón presente a pleno vuelo,
el ave en la vocal, punto y seguido.

- Hernán Bravo Varela.

nán dijo...

Daniel Saldaña Paris (1984), tras un estancia surreal de uno o dos años en Malasaña, ha vuelto a México parea ser coronado como el mejor poeta mexicano vivo.

Búscalo.

Háblale del grupo Austria.

Por ejemplo, empieza un poema diciendo:

«Tus pies tienen la edad de lo que sangra»

que es una manera hermosa de empezar.


(sin desmerecer, claro, a tu poeta amigo Hernán, que me parece magnífico).

Abrazos, hermano, llevaba tiempo sin saber mucho de ti.

Gerardo dijo...

Ea! Mi querido NáN, no conocía al buen Daniel, sumamente agradecido con vos por presentármelo. Rápidamente encontré cosas suyas, y sí, el poema que empieza con el verso que pusiste me gustó bastante.

Poemas de Daniel Saldaña

Aunque, a decir verdad, sigo prefiriendo a Hernán. Me parece una voz poética caudalosa, desbocada con una precisión, una musicalidad y un amor a la imagen que no dejan de sorprenderme.

No digo que Daniel no lo sea. Simplemente que, por ahora, los veo como boxeadores de diferente peso. Pero buscaré y leeré todo lo que haga.

Hay un libro que te gustaría mucho, Nán, antologado precisamente por Hernán y otro crítico (mayor, para balancear), "El Manantial Latente: muestrario de la poesía mexicana desde el ahora (1986-2002)", publicado por CONACULTA. Te ofrecería de corazón mandarte uno a España (o llevar uno extra conmigo cuando finalmente vaya a conocer Madrid, ojalá que a fines de este 2007), pero la verdad me llevó casi dos años conseguirlo (finalmente un amigo me lo regaló para mi cumpleaños de este año). Es una lástima su poca disponibilidad. Y peor si no vives en el DF (Ciudad de México). Fotocopias, si no te disgusta así, ¡con mucho gusto!

Pronto un email en dirección tuya con más relatos de la vida diaria. Ahora a vencer este insomnio. ¡Buenos días!

Miguel Marqués dijo...

Qué juego tiene este hombre. Le he intuido un estilo suntuoso, sensual, atlántico y caribeño, más universal que urbano, más humano que racial. O así me he quedado de primeras al leerlo. Como un almuerzo ligero y sabroso en un jardín poco conocido, digamos.

Me ha gustado, y creo ver por qué te gusta a ti tanto. ¿Y es amigo tuyo? Joé nene.

Yo, por mi parte, a vencer esta sobremesa, a ver si con Chemical Brothers...

Abrazos!

Alejandro Tarap dijo...

Daniel Saldaña, miembro del grupo AUSTRIA, es un sinvergüenza absoluto. Pero en fin, espero que lo descubran por ustedes mismos (nohaypoema.blogspot.com) y (deterrito.blogspot.com).
Reconozco, sin embargo, que al margen de que le guste crear disturbios, no escribe mal.

Daniel Saldaña París dijo...

Gracias por sus comentarios a mis textos. Qué bueno que les haya gustado algo de lo que hago.
Indudablemente Hernán es un gran poeta.
Alejandro: búscate una ocupación.