06 noviembre 2006

Algunos días a finales de agosto son en casa como éste, el aire fino y anhelante como éste, habiendo en él algo triste y nostálgico y familiar. El hombre la suma de experiencias climáticas, dijo Padre. El hombre la suma de lo que te dé la gana. Un problema de propiedades impuras tediosamente arrastrado hacia una inmutable nada: jaquemate de polvo y deseo. Pero ahora sé que estoy muerta te lo aseguro

El ruido y la furia, William Faulkner (New Albany, Misisipí, EEUU 1897 - 1962)
Traducción de Ana Antón-Pacheco

3 comentarios:

Okr dijo...

Qué rayada... me lo tendré que leer.

Lara dijo...

No te lo pierdas.

Miguel Marqués dijo...

Me congratula que publiques el nombre del traductor. Me emociona, es más. Es importante que esté. ¿Quien será esa Ana? ¿Competidora, o colega de José Luis, el larguirucho chaval de 82 años médicodirectordecinetraductordefaulkner y esposo de arabista con apremios de niña?