21 noviembre 2006

Antes de todo me vais a perdonar.
Quizás sea la soledad impuesta por las multinacionales que hacen que me encuentre a miles de kilómetros de mi amor, quizás sea el exceso de trabajo o la presión, quizás sea que estoy poco acostumbrado a vivir solo, pero la verdad es que me encantaría ahora ser aire y volar veloz hasta Alemania.

Un beso a Paco si lee esto

y para que todos reflexionemos un poco sobre el aire que llevamos en nuestros pulmones y que nos sirve para gritar, cantar o hablar; el aire que somos con nuestro oxígeno y nitrógeno; y el aire que nos gustaría ser...


Una noche de resaca
al tratar de despertar
noté que por el ombligo

me empezaba a desinflar.

que mi cuerpo se arrugaba
como un papel vegetal
e iba pasando qué curioso
al estado gaseoso.


Y tras la metamorfosis
me sentí mucho mejor
era un aire gris oscuro
y con bastante polución

se notaba en cualquier caso
que era aire de ciudad
que si bien no es el más sano
lo prefiere el ser humano.

Aire
soñé por un momento que era aire
oxígeno, nitrógeno y argón
sin forma definida ni color
fui aire volador

Como yo soy muy consciente
hasta en esta situación
decidí ser consecuente
con mi nueva dimensión

y probé a ser respirado
por la que duerme a mi lado
sin entrar en pormenores
yo sé hacer cosas mejores

Como no me satisfizo
la experiencia sexual
se me inflaron los vapores
me convertí en huracán

di unas tres o cuatro vueltas
y a la quinta me cansé
este cuarto es muy pequeño
para las cosas que sueño

Aire

Y lo siento por mi novia
y el cristal que me cargué
me escapé por la ventana
y en picado me lancé

pero tuve mala suerte
y cuando iba a remontar
me volví otra vez humano
no faltéis al funeral.


Aire, de José Mª Cano (Madrid, 1959)

2 comentarios:

Lara dijo...

Jose, aprovecha, que el achuchón de regreso va a ser brutal... Hasta los ronquidos te sabrán a poco. Un beso.

Jose Francisco Avila De Tomas dijo...

Ya te contaré (lo que mi pudor me permita).
Un beso enorme.