31 octubre 2006

No basta la elocuencia
Mi corazón esta noche oscila

René Crevel (París 1900-1935)

4 comentarios:

Okr dijo...

Y vaya si osciló... tanto, que acabó por suicidarse.

Okr dijo...

Anda, mira, buscando por internet sobre Crevel: "A René Crevel, cuenta Louis Aragon, una dama con poderes de medium le reveló el método para entrar en trance hipnótico y esta experiencia fue compartida por varios de sus compañeros surrealistas que se encontraban para hablar sonámbulos y tomar nota de sus dichos y vivir entonces en estado de constante poesía." Eso es parecido a lo que hacemos aquí, pero sin trances, jeje.

Belier Belcán dijo...

También se suicidó con su cocina de gas con 35 años. :D Yo definitivamente no comparto eso. Prefiero el hara-kiri. Además era homosexual, surrealista y amigo de Dalí. Un auténtico!

¿Qué hacías a las 2:20AM de un 31 de octubre, Isobaras :)? A esa hora el corazón ya había oscilado y el movimiento de péndulo había terminado por calmarse. Todo, al final, gracias a lo cercano, hablado con elocuencia (me bastó y me sobró, sí).

nán dijo...

Qué elegancia hay siempre en tu brevedad (no un barroco fallero como yo) y en tus selecciones. Estos 2 versos me gustan, pero no sé si me gustará todo Crevel.

Belier, dejemos el hara-kiri para funcionarios y militares (por muy altos que sean, siervos bajos del emperador). Gente como tú y como yo conseguiremos, llegado el caso, el sepuku, como Mishima. Y de paso, Bel, como sé que eres amigo del administrador, veo que han aparecido 2 entradas de mi post, ¿puede Miguel borrar una?